Parque Alameda Jojutla

Recuperación del Espacio Público

foto Ayuntamiento Jojutla
foto Ayuntamiento Jojutla
Jorge Almanza
Jorge Almanza
Jorge Almanza
Jorge Almanza
Jorge Almanza
Jorge Almanza
Jorge Almanza
Jorge Almanza

Parque Alameda Jojutla

Recuperación del Espacio Público

En el proceso de recuperación de ciudades afectadas por sismos u otros dramáticos eventos naturales o políticos, no sólo se trata de la recuperación material pero más bien de la recuperación social y espiritual. Especialmente en los espacios públicos, donde la ciudad tiene su vida y convivencia, se trata restaurar los fundamentos del pueblo, la comunidad. En el caso de Jojutla, después del sismo de septiembre 2017, no es diferente. Aparte de la necesidad de la gente de levantar sus casas y rehacer sus vidas, hay la emergencia de atender a los espacios compartidos. Uno de estos espacios es el Parque de la Alameda, el corazón espiritual de Jojutla.

 

Por iniciativo del Centro de Investigación para el Desarrollo Sustentable de la INFONAVIT, se organizaron un grupo de arquitectos que demostraron una voluntad de participar en temas de reconstrucción en Morelos. Bajo la carismática supervisión los arquitectos Carlos Zedillo y Alberto Kalach se coordinaré un proyecto integral de recuperación de la estructura urbana de la ciudad.
 
La Alameda, uno de estos espacios afectados, es un sitio con un gran sentido histórico.
El lugar tiene antecedentes prehispánicos, ya que surgieron asentamientos humanos, en un terreno estratégicamente elevado y al borde del rio Apatlaco. Fue un centro de la comunidad de los ancestros. Fui aquí que se establecieron sus primeros templos religiosos, actualmente el Conjunto Católico de San Miguel.

No sólo fui por razón del sismo que la Alameda (y muchas otras partes de la ciudad) he tenida una imagen urbana conflictiva, descuidada, poco consistente y con una vegetación desatendida. En el tiempo el lugar se he transformado a un caos de ideas e intervenciones de diferentes épocas y sexenios políticas. El resultado pareció a una culminación de accidentes. El temblor de septiembre, con toda su imponente fuerza de sorpresa, ha sido un catalizador de un deseado cambio.

El objetivo del proyecto fue realizar una Alameda más digna y con un sentido respetuoso a la historia y al entorno físico existente. Tomamos esta oportunidad, que surge a partir del fenómeno natural, para realizar un nuevo diseño equilibrado, que incorpore los elementos valiosos del contexto, los sentimientos y los recuerdos. 

Se trata de una renovación profunda, para generar un parque con mayor apertura visual y espacial. En primera instancia se removerán los pisos de adoquines, escaleras y columnas de concreto, luminarias y fuentes. Luego se efectuó la deconstrucción del Quiosco estilo Porfiriano, y del Arcotecho industrial. Estos fueron traslados a una nueva ubicación. También se demolió la fachada tipo ´acueducto´ sobre la calle De Covarrubias. Todas estas modificaciones fueron sugeridas, discutidos y acordados con la comunidad de Jojutla. Estaban involucrados representantes de la INHA, así como el Municipio de Jojutla, los vecinos del Parque la Alameda y gente con conocimiento cultural especifico; historiadores y escritores. Un proceso creativo y participativo, ha resultado en la ejecución de este nuevo parque.

Hoy en día, todavía se puede percibir la relación histórica-topográfica de la plaza cerca al Río. Con el diseño de esta construcción, queremos hacer visible y sensible este aspecto del pasado. Enfatizar su topografía, mostrando como se bajan los niveles hasta el rio. Quitamos muros, barandales y unimos, de manera más fluida, los varios espacios que forman el conjunto. Creamos un espacio continuo con escaleras y plataformas. Al mismo tiempo incorporamos los espacios ´traseros´ de la plaza y los integramos al total. Creamos una Alameda más abierta y más accesible. Las escalinatas son bancas lineales, jardineras y tribunas. Para la comodidad de todos, en lugares estratégicos se colocaron varias rampas que permitan la accesibilidad a todos los espacios del Parque. El pavimento de la plaza y sus escalonamientos, se propusieron de piedra natural con dos tipos de tratamiento, para creer una decoración de líneas gráficas.

Respecto a la vegetación se han conservado todos los árboles. Algunos se movieron a otra posición en el mismo parque para mejorar su condición e impulsar su crecimiento. Todos los árboles recibieron una serie de podas y mantenimiento.
La vegetación nueva se plantea en un diseño de jardineras rectangulares que juegan con el ritmo de los escalamientos, reflejando por su orientación, la dirección de la topografía inicial. Como demonstración de la identidad local, en la paleta vegetal predominan especias endémicas. Aparte de su función decorativa, simbólica y ambiental, los rectángulos de vegetación tienen una función importante para el balance hídrico de la plaza. Son pozos de absorción donde se recoge el exceso de agua de lluvia que escure sobre la superficie. También son importantes para dar lugar a los arboles con sus extensas raíces.
En la Alameda hay varios
brotes naturales de agua del subsuelo. Se usa esta agua para alimentar las fuentes del área central y para dejar escurrir agua, en un camino hacia abajo a través de la vegetación, para luego ser rebombado.

La Alameda renovada cuenta con varios elementos arquitectónicos. En el área de juegos se construyó una expresiva pérgola de madera y acero con mesas y bancas para la comodidad de los visitantes. Pero el elemento dominante es el techo de sombra que se construyó, en lugar del arco techo, para el foro comunal. Tener un área cubierto fue un requerimiento muy solicitado por la comunidad. Es utilizado principal mente para actividades recreativos y asambleas comunales. Quisimos realizar una estructura expresiva y magnifica que, a pesar de su tamaño, no obstruya las vistas al monte de Jojutla, ni a las 3 iglesias del Conjunto Católico. Es una estructura metálica de arcos cruzados que homenajean a las estructuras de los domos de las iglesias coloniales, pero realizados de una manera contemporánea, abierta y transparente. El tema de los arcos es un tema compartido entre las obras post-sísmicas que fueron solicitadas por el INFONAVIT.

La conceptualización del proyecto ha sido en colaboración cercana con los vecinos de la Alameda, el INAH Morelos y el Municipio de Jojutla. También extendemos nuestro agradecimiento a el poeta Pepe Benítez Ramírez del Colectivo Talleres con Causa (www.facebook.com/talleresconcausa/), al arquitecto Ignacio Viveros y a Roque Antonio González, por sus buenos consejos, su apoyo y amistad.

Fotografia: Jorge Rodríguez Almanza


ClientCIDS-INFONAVIT, Fundación Hogares
Design year2017
Construction year2018-19
Statusrealisado
CollaboratorsBRICK, Joaquín Gutiérrez (GUTVE), DELLENKAMP
Project documentPublicado en: VIVIENDA INFONAVIT, VOL. 3 NÚM. 1 Arquine No. 89 / Lo Que Falta